Los gatos

El amor tiene muchos tentáculos y puede crear situaciones paradójicas, o incluso cuánticas o cuántíficas.

Resulta que Miriam se fue a vivir con Ignacio. El tenía dos gatos que amaba, pero tampoco interactuaba mucho con ellos. Miriam, por su personalidad estaba todo el día cerca de los gatos, era super cariñosa con ellos. Los gatos, no saben como reaccionar ante ese amor porque no lo pueden comparar con nada, están ahí pensando – ¿Por qué nos cuida tanto esta tipa? – Miriam les acaricia y pese que a ellos les gusta. Porque les gusta, devuelven los cariños desde la desconfianza y pensando – ¿Pero qué es lo que quiere de nosotros?”-

Los gatos comienzan a descubrir ese sentimiento llamado amor. Pero nunca confiarán del todo porque siempre estarán pensando que hay algo de interés detrás de esos mimos descontrolados.

Y así, como los gatos.