Esclavos del WhatsApp.

Muchos artículos han tratado de explicar el por qué en algunos países, como por ejemplo, España, esta aplicación es la más utilizada pese a sus problemas de seguridad. Siempre destacan la facilidad de uso y de que esta App fuera la primera que llegara a nuestras vidas. El hecho de que todos los móviles con Android, iOS y symbian pudieran tenerlo hicieron que cualquier usuario con smartphone pudiera hablar ‘gratis’ con sus amigos. Y se cambió aquella frase recurrente de ‘hazme una perdida’ por ‘envíame un guasap’ 

WhatsApp ha cambiado nuestras vidas de una forma u otra, hemos cambiado el bono de mil sms por el bonos de Internet. Conozco más de cinco personas que tienen tarifa plana de datos en su móvil exclusivamente por whatsApp. Es impresionante, a nivel social, como una aplicación tecnológica, puede cambiar los hábitos del ser humano. ¿Verdad?.

Pero la magia del WhatsApp no es que puedas enviar mensajes gratis, o que puedas chatear con tus amigos desde cualquier lugar, sea la plaza mayor de tu ciudad o desde el otro extremo del mundo. La magia de esta aplicación se debe al famoso “En línea”. Exacto, no lo podemos negar. El ser humano es cotilla, es algo que llevamos impregnado en nuestro ADN y no podemos evitarlo.

Esta información que en un principio parece inocente crea una necesidad constante, tanto para el que escribe como para el que lo lee. Creando la necesidad de responder inmediatamente. ya que al entrar en whatsapp para leerlo  , entras a modo <<En línea>> y, seamos sinceros. ¿Cuántos de aquí no habéis escrito a alguien y al no recibir respuesta habéis vuelto a entrar por si se había conectado para leerlo? Yo la primera. Y es este  bucle que al principio parece inocente el que nos convierte en esclavos de una aplicacion que nos iba hacer más libres. Vaya ironía. ¿Verdad?

El status, el famoso doble check, su significado…etc ¿Cuántas veces habrá sido ya el protagonista de muchas peleas entre amigos y parejas? De hecho, yo creo que destronará pronto al rey de las rupturas: Facebook.

WhatsApp te invita a utilizarlo constantemente, puedes no utilizarlo, no entrar en su juego, pero sabes que si sales de él, sales perdiendo. De una forma u otra, con WhatsApp o sin él. Pierdes.

Inspirado en éste post. “Why WhatsApp stands out among others IM apps?”