Publicidad engañosa.

SEGÚN UN ESTUDIO REALIZADO EN ESPAÑA POR DEMOSCOPIA. EL 90% DE LOS ESPAÑOLES ESTÁ DISPUESTO A PAGAR UN SOBREPRECIO SI EL PRODUCTO CONTRIBUYE A AYUDAR A ALGUIEN. Y YO ME PREGUNTO. ¿PERO POR QUÉ LOS ESPAÑOLES SOMOS TAN IMBÉCILES?  

Hay un nuevo concepto dentro de la publicidad que se ha convertido en moda, tiene que ver con la responsabilidad social de las empresa. El objetivo es fácil;  transmitir cercanía con el consumidor, que éste,  tenga conciencia de que la marca comparte tus mismas preocupaciones, reforzar lazos con él. Pero.  ¿Cuáles son los verdaderos motivos para que una empresa decida hacer una campaña social? Beneficios. 

La publicidad solidaria se estudia y se lleva a las agencias como ‘una estrategia eficaz para desmarcarse de los competidores’  Y la navidad, es la mejor época. Muchas veces me gustaría contar el tipo de conversaciones que hay dentro de los despachos entre ejecutivos de una marca, hablando sobre una gala benéfica mientras beben Möet & Chandon.

Hace dos días se estrenaba una campaña de Campofrío. “El currículum de todos” . La campaña no me parece mala, en época de crisis. Campofrio hace como la cocacola y vende su producto para todos. “para los parados, para los que se van, para los que se quedan, para los que sólo piensan en fútbol, para los independentistas…” ¡Qué nadie se quede olvidado en este anuncio! Un minuto bien invertido en televisión. La compañía conoce cuál es el punto débil y lo explotan. Perfecto.

¿Qué ocurre cuándo lanzas una campaña y no recibes el impacto social que esperabas? Qué unos señores reunidos en un despacho deciden aplicar la publicidad solidaria ‘comunitaria’ que es la que se le pide al usuario, un poco de feedback – es decir – Publicidad gratuita a cambio de una pequeña donación.

Hace unos días me enfadaba con una campaña que había lanzado la fundación affinity.  [Ver en facebook]

 Desde que existe twitter y facebook, son numerosas empresas las que deciden utilizar el método ‘me gusta’ o #hashtag para medir su impacto social en las redes con una pincelada de solidaridad. Campofrío, por ejemplo. Decidió hacerlo. El tweet era el siguiente:

No quiero entrar en polémicas. Pero yo aquí entiendo lo que entiendo. Por cada tweet publicado con #elcurriculumdetodos. Campofrío donará 1€ a Cruz Roja. Es complicado no entrar en este juego. Estés de acuerdo o no con el método.

¡Es un tweet! ¡Sólo por un tweet…1€! Campofrío consiguió que me hiciera sentir mal conmigo misma, que el hecho de ser consciente que un tweet mío con un hashtag valía 1€ para la Cruz Roja y aún así no quisiera participar en ello. ¿Pero qué clase de persona soy?  Un euro y sin moverme del sofá. Pero, después de una lucha ética y moral interna decidi no hacerlo.Y he de reconocer, que a día de hoy, me alegro de ello.

Durante un día, Campofrío dejó que el usuario de twitter retuiteara sin cesar el nombre de su nueva campaña. Que se convirtiera en Trending Topic, que todos hablaran de ella, que los jóvenes en sus casas cuando vieran el spot con sus familias pudieran comentarles aquello de : ¿Sabéis que Campofrío está donando 1€ (….) ? Ya me estoy imaginando en el supermercado, jóvenes y no tan jóvenes en el estante de embutidos pensando en la buena elección que es escoger productos Campofrío una empresa ‘de calidad’ y que apoya a los más desfavorecidos en estos tiempos de crisis. Antes de que la emoción nos inunde el post, mirad la siguiente imagen.

Vaya, ¿Después de un día y medio de campaña social twittera – para que donen el dichoso eurito – ahora hay que hacer ‘me gusta’ en facebook y utilizar la aplicación que han hecho expresamente  para la campaña? ¡AHORA LO ENTIENDO TODO!  Qué jugada más redonda.  ¡Un aplauso por Campofrío! Vamos a añadir al #elcurriculumdetodos un poco de picaresca, porque de eso. Campofrío, vamos sobrados.

No me quiero meter mucho con la empresa en cuestión, de hecho Campofrío fue la gota que colmaba el vaso de estas navidades sociales que dejan mucho de serlo. Pero para ser una campaña tan bonita, me parece extraño que no hayan hecho mención ninguna en su web. El lunes, tras el lanzamiento de la campaña. En un alarde de curiosidad infinita. (No sabéis lo que es esperar entre reunión y reunión en mi trabajo) decidí llamar a los señores que se encargan de  la comunicación de Campofrío para hacerles algunas preguntas sobre esta campaña, por ejemplo. Si había un límite de cantidad a donar o  si iban hacer algún evento especial al respecto. Todavía no me han respondido.

Lo que quiero decir , es que mientras piensas que estás apoyando una causa solidaria, lo que estás haciendo es apoyar a una campaña de publicidad  y no a la causa benéfica en cuestión. ¿Sabías qué el 90% tienen una cantidad estipulada para donaciones anuales?  Pero, no son donaciones. Es un convenio.

CONVENIO DE COLABORACIÓN EMPRESARIAL, SEGÚN EL ARTICULO 25 DE LA LEY:

…AQUEL POR EL CUAL LAS ENTIDADES A QUE SE REFIERE EL ARTÍCULO 16, A CAMBIO DE UNA AYUDA ECONÓMICA PARA LA REALIZACIÓN DE LAS ACTIVIDADES QUE EFECTÚEN EN CUMPLIMIENTO DEL OBJETO O FINALIDAD ESPECÍFICA DE LA ENTIDAD, SE COMPROMETEN POR ESCRITO A DIFUNDIR, POR CUALQUIER MEDIO, LA PARTICIPACIÓN DEL COLABORADOR EN DICHAS ACTIVIDADES.

¿Y qué significa esto? Que Campofrío entre otras empresas, ahorrará a la larga una cantidad equis en impuestos por haber realizado esta donación. No son los primeros que lo hacen, de hecho. Desconfiad de todas aquellas empresas que tengan una fundación detrás. Las fundaciones empresariales no son ni más ni menos que una lavadora de trapos sucios.

Ahora está en tu mano el poder de decidir si deseas que tu aportación a esta sociedad sea a cambio de un click. No haremos revoluciones, ni salvaremos el mundo a golpe de ratón. Podemos hacer que el problema sea visible. ¿Pero de qué nos sirve conocer el problema si nadie quiere levantarse a solucionarlo? La próxima vez que hagas un RT solidario piensa primero a quién beneficia y si tu quieres formar parte de ello. Porque, por si no te habías dado cuenta. Te están utilizando.