La televisión del 2012.

El 2012 fue muy movidito televisamente hablando. Comenzó con un estreno

“¿Quién quiere casarse con mi hijo?” (Cuatro) que culminó el año con una segunda temporada ¡bien! Adictivo, casi como el chocolate. ¡Imposible permanecer indiferente o aburrirse ante este material! Los niños tróspisdos que es así como los llaman, cariñosamente, en las redes sociales. Nos han traído el espectáculo hecho televisión a nuestras pantallas. Un meritorio equilibrio acrobático entre la vergüenza más ajena y la risa más loca, aunque el verdadero mérito, lo tienen los montadores.

Aparecieron series nuevas que prometían mucho, una de ellas era Alcatraz. Me gustó mucho su piloto e inmediatamente aproveché ese domingo lluvioso y lo convertí en una maratón de  esta serie. Siempre recordaré que justo el día siguiente apareció la noticia de su cancelación. Los presos de Alcatraz quedaron libres y nuestro lostie preferido, sin trabajo. 2012 no ha sido un gran año para las series. Otra que prometía mucho. Terra Nova, se quedó a medias. Un amor de verano no correspondido al comenzar la rutina. Y hablando de amor. Uno que permanece y tiene toda la pinta de durar mucho, es el de  Lena Dunham y su serie. Girls. 

1561724

Girls dio la bienvenida a todas una generación – y no sólo de chicas – desafiante,  veinteañeros, treinteañeros, algún que otro cuarentón con espíritu bohemio. El antiglamour llevado a la pantalla. Los perdedores al poder y el poder de no ganar nunca. Una serie inteligente e irónica, la representación de otra cara, quizás la más habitual de Nueva York, o de cada ciudad. Nos han hecho olvidar que Nueva York no es, ni muchísimo menos, el paraíso de  los tacones altos y los vestidos de firma. Los novios de esmoquin y las fiestas privadas. Girls, es otra cosa, amigos.


Y en este periodo de crisis musical, de repente, reinaron los realities musicales. El número uno” y “Tu cara me suena” ambos de Antena 3.El rey de todos, sin duda: La voz. Con un ganador que proclama que España es Heavy. Y tiene que serlo para aguantar galas de más de cuatro horas conducidos por Jesñus Vázquez y una audiencia de cinco millones de personas. Casualmente, la misma cifra de parados en España. Pero lo más heavy del programa fue todas las polémicas que le rodeaba y es que hablamos de telecinco, el rey de los realities. La primera fue con la innombrable hija de Abellán, que tras haber paseado su lio con Iker Casillas, también paseaba sus malos modales por el escenario. Luego, Ruimán. El favorito que iba de estrella y se ha quedado estrellado tras abandonar el concurso y así un sinfín de situaciones más que iban explotando en dosis de semanales.

Una de las noticias más destacadas del 2012 es que La Sexta y Antena 3 se han casado. Un matrimonio perfecto para la televisión.  Me encanta la mezcla de la cadena más puritana y familiar con la más canalla y descarada. Ojalá se retroalimenten entre ellas y no pierdan nada de su identidad. Tal así, son perfectas. Hablando de la sexta, por cierto, he de destacar lo que yo considero uno de los mejores estrenos de la temporada y de la cadena.  ‘Pesadilla en la cocina’ 

 

Con un casi 15% de audiencia (el doble de la media del canal) Pesadilla en la cocina se ha convertido en un referente de la sexta.

Este programa nació en la television británica “Kitchen Nightmares” a manos de Gordon Ramsay pero lo vieron los americanos, les gustó mucho y decidieron llevárselo. Aquí, en España. Los derechos del programa los compró la sexta, buscó un cocinero, simpático, ocurrente y encontraron al maravilloso: Alberto Chicote, vestido siempre de las más coloridas batas para cocinar. Un señor gruñón y que grita mucho con flores gigantes en su espalda. Maravilloso.

El programa es como el americano, un supernanny de restaurantes que no funcionan, un hermano mayor. Y Alberto Chicote, el superhéroe del Apocalipsis culinario que va a salvar el restaurante. Hay algunas cocinas que dan mucho asco, muchos dicen que eso viene de guión, creo que es la venda que nos queremos poner, porque, si esto que vemos es real, nadie iría más a un restaurante.

Les enseñan como cocinar, como hacer una carta, les redecoran el chiringuito y nos enseñan a nosotros cuánto inútil abre un restaurante pensando que es muy fácil. Y a Chicote se le auguran muchas temporadas y es que tiene mucho trabajo ya sabes, Spain, es el rey de bar por esquina.

Series que acabaron en el 2012 y se llevaron un poco de mi con ellas fueron “House” y “Mujeres Desesperadas” también acabó Hospital Central, que aunque no la seguía, también da pena que se acabe.

Repasando, 2012, nos ha traído muchas cosas, el verano fue muy divertido. Nos trajo los Juegos Olímpicos y las Spice Girls. Y nos trajo Gandia Shore, ese pequeño placer inconfesable de los domingos a las diez.

Hasta siempre. 2012.

me

A %d blogueros les gusta esto: