Ya no.

Ya no hay más “te quieros” descontrolados de mi parte